Welcome to Reflexiones e Inspiraciones Cristianas


Sign In | Sign up | Today
Reflexiones e Inspiraciones Cristianas > Sermones Tomo III   views: 1227     start a new topic

Title: Dando la gloria a Dios 





 

SERMONES BIBLICOS



 

Dando la gloria a Dios

 
 Autor: César Orlando Ayala
 
 

Limage

Salmo 115:1 

 

“No a nosotros, oh Jehová, no a nosotros, sino a tu nombre da gloria, por tu misericordia, por tu verdad” (Salmo 115:1)

Probablemente lo más dramático en el juego final del mundial de fútbol, no fueron los dos goles marcados por Brasil contra Alemania, ni fue tampoco la entrega de la copa a los ahora penta campeones del mundo, sino la manera humilde en que la escuadra sur americana se proclamaba una vez más como campeona del mundo. Me impactó como algunos jugadores inmediatamente el árbitro dio por finalizado el partido, se postraron en la cancha para alabar y glorificar el nombre de Dios. Con asombro vi al guarda meta regresar a los travesaños para arrodillarse, alzar sus manos y gesticular que la gloria era para Dios. Me emocionó verlos a todos tomados de la mano y de rodillas en el engramado dando a Dios el primer lugar. Sorprendente fue también ver que debajo de sus camisolas no llevaban otra con el nombre de campeones, como usualmente lo hacen los que llegan al final, sino una que decía “amamos a Jesús”.

Pienso que no se trata de que Dios estaba con Brasil, pero si fue evidente ante el mundo entero que Brasil es un pueblo con un alto índice de cristianos que no se avergüenzan del evangelio. Pensé en la actitud que hubieran tenido otros equipos, si ellos hubieran sido los campeones, seguramente se hubieran jactado de ser inigualables y lo que menos se les hubiera ocurrido es darle la honra a quien da la salud, las destrezas y las oportunidades para alcanzar ciertos logros, aún los de carácter olímpico.

Por supuesto que nunca faltan las serpientes sordas que no se dejan encantar con nada, nada les impresiona, mucho menos los triunfos de otros. Ya los medios se encargaron de que se hiciera escuchar la voz altanera del que una vez fuera la gloria de un pueblo y que ahora es un adicto a las sustancias alucinantes, menospreciar a los ahora campeones y no solo triunfadores, sino en cinco ocasiones han sabido llevarse dignamente la copa del torneo mundial.

Dios participa de nuestras victorias y también de nuestras derrotas, El también sabe celebrar al invicto sin oponerse a nadie. En más de una ocasión leí este sencillo relato que hoy quiero compartir: Se cuenta de que una tarde Jesús fue invitado por unos amigos para ir al estadio a presenciar un partido de fútbol, el encuentro iba a ser muy reñido porque se enfrentarían los “Ponchers” protestantes y los “Cruzaders” católicos. Marcaron el primer gol los cruzades. Jesús aplaudió alborozadamente y lanzó al aire su gorra. Después marcaron los ponchers, y Jesús nuevamente aplaudió y lanzó su gorra por el aire. Esto pareció desconcertar a un hombre que se encontraba en la fila de atrás, y dándole una palmadita a Jesús le preguntó: ¿A qué equipo va usted? ¿Yo? Respondió Jesús, ¡Ah! Yo animo a los dos equipos, aunque no apoyo a ninguno, sencillamente disfruto el juego y participo de los triunfos de las personas. Y por si no me conoces yo soy Jesús, a quien una vez fanáticos religiosos me crucificaron.

La copa está donde debe estar, salud para el pueblo brasileño, y aunque salieron para Corea con pronósticos no muy alentadores, nadie les pudo ganar. Quizás se debió a que pudo más la humildad y la sencillez, que los alardes de grandeza. Me gustó mucho países que nunca habían figurado, ni tan siquiera asistido a un mundial, esta vez estuvieron presentes y algunos sorprendieron llegando a las semifinales .

Que diferente sería nuestro mundo y nuestras comunidades si tuviéramos como parte de la cultura y de las costumbres darle la honra y gloria a Dios por los logros alcanzados. Si fuéramos capaces de fomentar la humildad y la gratitud, reconociendo que Dios es el autor y dador de toda buena dádiva. Si pudiéramos enseñar a las nuevas generaciones que ninguna sociedad engreída permanece para siempre y que solamente de Dios el reino eterno es inconmovible. Darle la gloria a Dios es beneficiarnos a nosotros mismos, pues en ese reconocimiento que alcanzamos altura y dignidad. No pudieron ser mas apropiadas las palabras del salmista cuando solía decir: “Bendice alma mía a Jehová y no olvides ninguno de sus beneficios. El es quien perdona todas tus iniquidades, sana tus dolencias, rescata del hoyo tu vida y te corona de favores y misericordia” Fomentar el agradecimiento y la humildad en nuestra vida siempre traerá grandes dividendos.

¡Honor al que honor se merece! ¡Que gane el mejor! Son expresiones comunes y bien acertadas, sin embargo debemos siempre recordar que cualquier gloria humana es carácter transitorio, y que solamente Dios es Digno de toda honra, alabanza y adoración. Necesitamos acondicionar intencionalmente nuestras mentes para permitir que la grandeza de Dios y sus maravillosos atributos morales y naturales nos impresionen para siempre, a fin de que continuamente demos a Dios alabanza, gloria y honor.

 

 

 

Limage

 


Compartiendo bendiciones

Recopilo

 

 

 

MAYTE

 

 

   http://forum2.aimoo.com/ReflexionesCristianas/Sermones-Tomo-III-1-48954

 

 

 


 

 



mayte posted on 02/25/2009 3:15 PM

----------------------------------------------
Copyright © 2000-2014 Aimoo Free Forum All rights reserved.