Foto: Mujer con velo en la puerta

Sanando el dolor de la niñez
   
 

Muchas personas tienen dificultades adaptándose

al dolor que sienten por las heridas que sufrieron

en la niñez. Sienten rencor hacia aquellos que les

hicieron daño en su niñez. Estas personas pueden

estar enfadadas con sus padres porque se divorciaron,
amargados percibido o verdadero, o resentidos por haber
sido tratados injustamente. La Biblia provee una
manera de sanar las heridas de la niñez.
Aquellos que han caído en la trampa de la
amargura pueden sanarse.
 
 
Promesas para sanar
el dolor de la niñez
 

"Echa sobre Jehová tu carga, él te sustentará;

no dejará para  siempre al justo." Salmo 55:22.

 

"Porque tú, oh Señor Jehová, eres mi esperanza,

Seguridad mía desde  mi juventud. En ti he sido

sustentado desde el vientre; de las entrañas de

mi madre tú fuiste el que me sacó; de ti será

siempre mi alabanza" Salmo 71:5-6.

 

"Quítense de vosotros toda amargura, enojo,

ira, gritería y maledicencia, y toda malicia.

Antes sed benignos unos con otros,

misericordiosos, , perdonándoos unos a otros,

Cómo dios también os perdonó

a vosotros en Cristo". Efesios 4:31-32.

 

 
 
 
Jaime Pastor Batista Cortes